venta de olivos

Cuida tu olivo este verano

12 junio 2017

Olivos; Los cuidados y tareas más adecuadas durante la época estival

En ocasiones, los olivos nos transportan a recuerdos nostalgicos, felices de las últimas vacaciones en el mar Mediterráneo, por ejemplo o de la niñez. El estupendo clima de corte tibio y templado, las noches cálidas y un sin fín de rayos de sol son las necesidades básicas a la hora de plantearse el tener un olivo en perfectas condiciones. Estas especificaciones tan claras sobre el clima nos hace más que evidentes que en el norte de Europa, las frías y húmedas temperaturas no encajan con este árbol de hoja perenne. Pero si se tiene en cuenta estos consejos que nuestros profesionales de el Ventorro 1920, es posible que crezca este “árbol de vacaciones” en casa, estés donde estés.

Un árbol que no requiere muchos cuidados

En general, el cultivo o la plantación de olivos son muy poco exigentes si ponemos la atención necesaria para sus cuidados. Aunque especialmente estos centenarios árboles impresionen por su gran robustez, es evidente que para llegar a ese estado no obstante, se requieren llevar a cabo algunas que otras medidas de atención con el fin de poder disfrutar de el por mucho tiempo. Mantener una constante y adecuada atención dependerá de algunos factores como por ejemplo; si uno planta el olivo en su jardín, o si lo deja en una maceta.

Si tu residencia se ubica en latitudes septentrionales de corte más fríos, recomendamos la plantación de tu olivo en una maceta: De este modo, el árbol es móvil o “más dinámico” y puede pasar el invierno en un lugar libre de bajas temperaturas.

La llegada del verano

Con la llegada del verano el olivo podrá mantenerse sin ningún tipo de problema al sol directamente ya que dicho de otro modo, adoran el sol. Si en este caso vives en latitudes más cálidas y has plantado tu árbol en el jardín, cuidado con el riego ya que como sabrás hay que regar muy rara vez el olivo. A menudo, la lluvia natural es más que suficiente, ya que  de por sí las raíces penetran hasta la profundidad del suelo donde se abastecen del agua necesaria. Un truco para saber si tu olivo está sufucientemente regado es fijarse en las hojas. Si comienza a perderlas, esto es una señal inequivoca de que tiene sed. En cualquier caso, hay que evitar el anegamiento – de lo contrario las raíces finas podrían comenzar a pudrirse.

Otro de los trucos que recomiendan nuestro equipo de expertos es que debes conocer que cuando se planta el árbol de olivo en maceta o en el jardín, el suelo idóneo debe ser arenoso – de este modo corresponde a las condiciones naturales -. El tamaño de la maceta, en caso de que sea tu elección, también es importante. Debe ser al menos tan grande como la copa del árbol. De esta manera las raíces tendrán suficiente espacio para moverse evitando quebraderos futuros de cabeza.

Una buena noticia para aquellos al sur, ya que cuanto más al sur se encuentre el olivo mayor será la probabilidad de que de frutos algún día. La mayoría de las especies de árboles de olivo son capaces de polinizarse a sí mismos.  En resumen, basicamente debes asegurarte en no “ahogar” a tu olivo a pesar de las altas temperaturas, si es tu caso, y protegerlo de las frías para poder asegurar su longevidad.

Más información