venta de olivos

Las heladas en los olivos

30 abril 2019

Los problemas de las heladas en los olivos. ¿Cómo puede afectarles?

Como es evidente, con estos cambios tan bruscos de temperatura causados por el cambio climático la época de heladas o esas nevadas sorpresivas condicionan en una gran medida los efectos sobre el olivo ornamental. Por ello, hemos decidido abordar este tema a lo largo de este post y no solo por paliar los efectos sino por cómo evitarlos. ¡Comenzamos!

¿Cómo puedo actuar en las denominadas heladas en época de reposo?

Es cierto que durante el invierno, el olivo está en lo que podemos considerar una parada vegetativa. Momento en el cual el ejemplar es cuando soporta temperaturas más bajas. Meses como diciembre, enero, febrero y marzo son casualmente meses en los que también hay más riesgo de fuertes heladas. Durante el paro invernal soportan temperaturas de entre -15 y -19ºC, dependiendo del estado de la planta y la variedad.

En caso de que tu olivo sufra heladas fuertes que afecten en gran parte a las yemas, deberás de tener en cuenta que también se verá reducido el número de futuras flores o el desarrollo de éstas.

Aunque pueda parecer lo contrario en un primer momento, la madera es la parte del olivo que menos soporta las heladas en estas épocas de reposo, por tanto, serán los brotes jóvenes, es decir, aquellos que tienen menos de 5 años, quienes menor aguante tengan. Según la intensidad y duración del frío los daños sobre la madera son más o menos importantes.

olivos y heladas¿Qué hacer cuando se producen heladas en épocas productivas?

En estos momentos, los daños por heladas se producen sobre todo en la anteriormente citada como yemas y las flores, por lo que como bien citábamos antes causan un gran deterioro y disminuciones de rendimiento.

Debes de tener en cuenta que si al inicio del periodo productivo, encontramos temperaturas por debajo de los 0ºC pueden causarse grandes daños en las yemas, brotes y hojas. Incluso pueden llegar a producir la muerte de yemas y hojas jóvenes.

Si la floración se produce entre mediados de abril y mediados de mayo, según la variedad de la cual estemos hablando deberás de andarte con cuidado tanto en una como en otra época. Y es que es junto en este momento cuando las heladas producen más daño, ya que es cuando causan una importante reducción del rendimiento. Las temperaturas de menos de 0ºC pueden producir una mala formación de la flor.

Estos daños no solo causan reducción de la producción si no que sobretodo provocan la reducción de la calidad. Afortunadamente  este tipo de heladas a finales de mayo, que es cuando empieza el crecimiento del fruto, son bastante poco comunes, aunque a causa del cambio climático cada vez hay que andar con más ojo.

¿Cuál es el mejor modo de manejar el cultivo para reducir el daño causado por las heladas en el olivo?

Muy sencillo y con tan solo tres palabras: la poda, el riego y la fertilización. Esos tres elementos afectan en cierto grado a la resistencia del olivo a las heladas. ¿Quieres saber más?:

  • La poda otoñal favorece el crecimiento de brotes que no tienen tiempo de aclimatarse antes de la llegada del frío.
  • La fertilización tardía, puede producir también este mayor crecimiento vegetativo en otoño creando nuevos brotes que no se pueden aclimatar antes del frío.
  • No regar después de la cosecha favorece un mayor endurecimiento. Regar suficientemente en primavera, cubriendo las necesidades del cultivo ayuda a que el olivo se recupere de los daños por frío.

Más información